El mundo está lleno de esos seres incompletos que andan en dos pies y
degradan el único misterio que les queda: el sexo.
David Herbert Lawrence (1885-1930) Novelista británico.

 

Zitadina 2012

 

 

Sexo Por Compasión

 

 

Hay una insatisfacción permanente, constante, entre más opciones existan más queremos de todo, sentirlo todo, intentamos amarlo todo para comprobar que aun nos queda algo de humanos. Si la vida es corta, cortas serán las expectativas al caer en la rutina, y una vez más estaremos fastidiados, apáticos, en el inmenso vacío que aparentemente a nadie asusta.


Desgastamos nuestra necia exigencia al sentirnos insatisfechos, con ello obtenemos todo aquello que sentimos nos merecemos ¿Pero realmente fue todo aquello que necesitabas?


Estamos obsesionados con el sexo ¡una, dos y tres chicas Trans a la semana no son suficientes!, llegamos a masturbarnos una y otra y otra vez, y aun no es suficiente, imaginamos la situación perfecta en un trío, una orgia o inmensos tamaños, nada resulta suficiente para abastecer el morbo de un solo pene, por eso buscamos más de dos y a pesar de todo eso cada uno conoce el tope de su propio fondo.


Pero es esa misma insatisfacción que nace de la exigencia más mediocre la que no deja sinónimos de una felicidad perdurable, desgastamos el cuerpo en otro cuerpo de manera experimental por el afán de sentir ese nirvana que muy pocos conocen, pensamos que el pedir ciertos prototipos nos harán alcanzarlo, sin embargo cuantas veces hemos estado ante la suculencia y de ella nos hemos empachado.


¿Después de tirarte al mundo en la cama que te queda? Todos sabemos perfectamente que nos queda una soledad inmensa y ese no el problema (si es que lo hubiera), pero el afán de querer encontrar ese “algo” que no sabemos muy bien que es, nos hace caer en el sexo por compasión. Las Trans abrimos las piernas y sentimientos a la mayor facilidad como si el mundo se fuera a acabar, cuando muchas de esas personas salen de nuestros cuerpos, también salen de nuestras vidas, es difícil entablar una comunión que vaya más allá de la simpleza del sexo, si solo te prestas a desahogar las urgencias de los necesitados (y vaya que somos muchos los necesitados) ¿ Qué te queda? . . . . La simplicidad, y a las simples cosas las devora el tiempo.

 

Cual será la clave para salvarme de mi ante las tentaciones, se confieza la debilidad ante una erección cuando no se tiene apetito de eso, se confieza adicto a todo eso que se hace ya de manera involuntaria solo por no dejar, se dice caer en un espiral donde nadie detiene la consecuencia de los actos, todo parece posible en un mundo imposible si se tiene dinero, ganas y valor. De memoria se carece si se prentende revertir lo usado por algo sea solo nuestro, en nuestro terco afán de no vernos solos nos damos a todos por compasión, en un laberinto donde Eunice nos ha abandonado. Para algunos lo más parecido que hemos tenido al amor se llama eyaculación.


 

 


zitadina@hotmail.com


Nota importante:

Los textos que aparecen en las diferentes secciones de esta página son responsabilidad absoluta del autor o autora y no reflejan necesariamente el modo de pensar de este portal ni de sus administradores.