“Los hombres son criaturas muy raras: la mitad censura lo que práctica;

la otra mitad práctica lo que censura; el resto siempre dice y hace lo que debe”.
Benjamín Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.


 

Zitadina 2012

 

 

Volverse Heterosexual

 

 

Volverse Heterosexual

Alucinante el mundo cambiante que se gesta para todo aquel que dice conocerlo todo y que ya nada parece sorprenderlo, la mente viva y veraz que presume se resume en una sola palabra ¡patético! . . .¡Y sí!, patético resulta el hombre que todo lo obtiene y nada sabe retener.


La gente que siempre se creyó “normal” nunca se cuestiono nada ya que siempre fue bien vista por su alrededor, fue el morbo lo que les cambio la vida, su único y mero morbo les hizo incluso dudar que tan hombres habían dejado de ser cuando de la aparente nada se les originó la necesidad de ser penetrados más allá de la simple acción de la estimulación prostática, se dice que un hombre heterosexual que estimula esa parte no se le puede considerar como un homosexual, pero cuando ese hombre decide tener en su ano un pene real, ¿Cómo se le dice?.


Resuelto todo tema traumático y después de la supuesta revolución sexual en donde los términos y los sexólogos siguen quedándose cortos, nos resulta sorprendente que las adicciones se resuelvan tan rápido como cualquier reality show barato. Todo aquel que disfruto de los placeres de las chicas Trans y decidio desde su más morbosa naturalidad volverse heterosexual, después de haber quedado con el ano dañado, es tan similar como las ratas que abandonan el barco cuando se hunde, todos estos “hombres” corren a las faldas de placenta de sus mujeres heterosexuales, ante ellas se postran y les oran que ellas sí son perfectas y por ende serán las buenas madres de sus hijos . . .!patético¡


Veremos a esos adictos volver con la cola entre las patas mendigando un pedazo de divino centímetro, volverán con el recto más ansioso que nunca, volverán más heterosexuales que nunca, y aquí seguirán esperando las necesitadas de cariño o las necesitadas de dinero, según sea el caso de cada círculo vicioso. En los tiempos donde ya todo se acaba lo más raro será volverse heterosexual, vivimos en el limbo donde la sexualidad no esta escrita si no más bien descrita por aquellos que la han vivido desde su más pura verdad hasta la absoluta mentira, si somos seres sexuados es evidente que aquellos que hoy reniegan de lo que les hizo vibrar volverán; retroceder seria como intentar curar la homosexualidad o darle validez a la virginidad. Los que vuelvan o los que queden no serán indispensables para la poca sociedad que somos, nadie ha dejado la huella con suficiente peso, ni con la suficiente cara para afrontar algo tan simple como una chica Trans.

¿Nos han transformado el mundo ustedes que se dicen tan piadosos de nosotras? La respuesta es ¡no!, si alguna ha obtenido algo fue su merito quien lo consiguió, por que no le quedaba otra cosa por hacer, y se llama sobrevivencia, si alguna en su cobarde argumento hubiera decidido volverse heterosexual… ¡señores! …ustedes jamás, ¡jamás! hubieran salido de su monotonia; sé que a la simpleza se le adjudica como distintivo de humildad, pero cuando se digiere de simple, le es más fácil abandonarlo.
 


 

 


zitadina@hotmail.com


Nota importante:

Los textos que aparecen en las diferentes secciones de esta página son responsabilidad absoluta del autor o autora y no reflejan necesariamente el modo de pensar de este portal ni de sus administradores.