Heterosexuales que mueren por una noche de sexo con travestis y otros

que se enamoran sin prejuicios. Una realidad que vale la pena conocer.

Crecimos con un estereotipo de familia: padre (hombre), madre (mujer) e hijos. Formar una familia bajo los factores naturales y con dos tipos de géneros: macho y hembra. Sin embargo, ya no hay verdades absolutas en el sexo y en el amor. Cada uno elige qué quiere, qué desea y qué hace y por eso existen sexos y sexualidades. En biología, el sexo es un proceso de combinación y mezcla de rasgos genéticos a menudo dando por resultado la especialización de organismos en variedades femeninas y masculinas.

Mientras que la sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas que caracterizan el sexo de cada individuo. También, desde el punto de vista histórico cultural, es el conjunto de fenómenos emocionales, de conducta y de prácticas asociadas a la búsqueda del placer sexual, que marcan de manera decisiva al ser humano en todas y cada una de las fases determinantes de su desarrollo en la vida.

Entonces, si está directamente relacionado con la búsqueda de placer personal, cada uno tiene derecho a elegir con quien desarrollar su sexualidad.

“El abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual)”, aclaró el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Hay quienes piensan que detrás de un hombre que se relaciona con una travesti, hay un gay reprimido. Para lo que el doctor aclara: “No es así. Es un varón, es heterosexual. A estos hombres heterosexuales les atrae el cuerpo femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico”.

Y agregó: “Los varones que buscan tener relaciones con travestis no lo hacen sólo por mero juego o por salir con amigos a una aventura exótica. Les gusta y lo disfrutan, sólo que unos pocos se animan a decirlo”.

¿Y el hombre que se enamora de la travesti?

Cuántos hombres heterosexuales eligen formar una familia con una persona trans. Se enamoran, se casan y adoptan hijos para realizarse como personas.

Está clarísimo que sí existe oferta es por que hay demanda. “El tema está en que nosotras somos cada vez más femeninas que hasta ellos mismo se confunden”, opinó Delfina Martínez.

Delfina está en pareja con un chico heterosexual que asume y acepta su condición sexual. “Él se enamoró de mí como persona, yo soy su mujer y su novia. En nuestra relación él cumple el rol de hombre y yo de la mujer”, añadió.