Escuchar en modo audio:



Zitadina

Ver histórico

 

 

                                   "Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor".

Antoine De Saint-Exupéry

 

 

 

Heteronormatividad

 

 

 

Machos en Tacones

 

Lo normal se ha convertido en algo retórico, disfuncional y sumamente sensible; nadie cree ya en su causa pero sigue siendo el estandarte que válida el dedo heterosexual; y solo porque son mayoría. Una de sus causantes es el odio, que para estas fechas el hacerlo válido solo enaltece a cobardes e ignorantes, pero ese odio también viene desde lo más profundo de uno. Todos los y las trans modifican y cambian su cuerpo porque existe un cierto tipo de odio hacia sí mismos, se justifican desde lo más profundo de su mente argumentando que desde ahí se gestó el sexo deseado, si eso fuera una verdad, el cuerpo por ende debería ser lo de menos, ¡pero no!, queremos vernos como esa gente físicamente heterosexual, porque siempre se puede ser mejor.

¿Cuál es el objetivo de una trans? Sin dudarlo verse y ser ultra femenina porque es la norma impuesta entre el mundo de las trans "hermosas", y lo bien aceptado en un mundo heterosexual, (que no se te note que eres trans); todo lo que sea ajeno a ello prácticamente no es humano, con todo el privilegio que eso merece.

Lo normal para los heterosexuales es caer en las debilidades de lo mundano y no ensuciarse, o sea tener sexo u otro tipo de relación con gente homosexual, trans, o cualquier otro género que se esté gestando en estos momentos, y que esto no altere su perfecta heterosexualidad, sobre todo si se vive de otros, y para los otros. Si lo normal es el engaño, la mentira, el hacernos tontos; la normalidad nos orilla a imitar aquello que no fue concebido como tal, así que imitemos a las parejas heterosexuales en sus defectos y virtudes formando una familia, un matrimonio, un bien común, con ello obtenemos todo eso que nos resulta imposible, incluso lo que vemos normal y cotidiano, así es el ser humano: un consumista desesperado.

Los tiempos nos favorecen, ¿que nos impide el ser normales en esta era de cambios donde ya todo es legal?. Si no fuera por el miedo eterno en el que vive el ser humano podría afirmar que no hay mejor época que esta, llena de libertad. Cierto es que todo lo que vivimos actualmente fue cimentado por los heterosexuales con ciertas características rígidas de solo pura apariencia; y el grave error que comete la comunidad LGBTTTIQ es el de haber perdido su identidad y empezar a ser como eso que tanto los ha discriminado; ser "raro" perdió el encanto, nos volvimos básicos y aburridos por querer ser "normales", como si nuestra inteligencia dependiera de ello, como si ser o no ser estuviera peleado con la razón del sentimiento.

Hemos antepuesto todo o casi todo por lo material, lo superfluo, lo físico, lo humano; podemos suplicar que se nos acepte en todos los círculos sociales, en todos los mundos existenciales, en todo lo que consideremos normal, pero si el amor, aunque este se suplique no se le da a cualquiera -incluyendo a los normales- ¿que se puede esperar de aquello donde no existen sentimientos, ni respeto, y menos inteligencia?.  

Zitadina@hotmail.com

Twitter @zitadina

Spotify zitadin@

 

 

 

 

 

 

Nota importante: Los textos que aparecen en las diferentes secciones de esta página son responsabilidad absoluta del autor o autora y no reflejan necesariamente el modo de pensar de este portal ni de sus administradores.