Escuchar en modo audio:



Zitadina

Ver histórico

 

 

 

 

 

El y Ella (Cuento)

 

 

 

I’m Every Woman

 

¿Por qué te dejaste vencer?

Exhale tan profundo que mi alma se fue junto con ella, la paz de ese suspiro me dejo en ese vacío y en ese momento inmóvil.

¡Se esfumó!, ¡se fue!, una vez más se me va. Yo, ya no puedo más-

¿Te has explicado el por qué?

-Infinidad de veces me lo he preguntado, todas las vidas que he tenido no me han servido para responderme: ¿El por qué? ¿Por qué ella y yo?, si no soy tan fuerte, ¿Por qué yo?, ¿Por qué este juego tan absurdo de siempre tenerla y siempre perderla?, ¿Qué y quién gana algo de todo esto?

¿Y sigues sin poderlo entender?

¿Entender qué? Que ella no es para mí, entonces dime tú, ¿por qué me has dado tantas vidas para amarla?

-Yo te di la vida para que tú te amaras y amarás a tu Dios.

-Y siempre te amé, aun cuando me tocó ser de todas las religiones, incluso el ateo loco ese, que en una vida fui, él pensó en ti, para dudar de ti.

¿No te fui suficiente?

- Cuando era pleno, tú eras nosotros y nosotros éramos tú, yo sabía de tú existencia cuando la besaba.

¿Tanto la amas?

- ¡Sí!, la amo, porque también ella es una extensión de ti. ¿Dónde está ella ahora?

- En su nacimiento.

- ¿Y volveré a verla?

- Sí, pero tú no la amarás.

- ¿Porqué?

- Yo les di la vida como un regalo único y ustedes lo han despreciado, ahora le tocará a ella sufrir por ti.

- ¿Y el amor? ¿realmente existe? O donde lo dejas ante este juego.

- ¿A caso hay amor más grande y único que el de un padre hacia sus hijos?.

- No.

- Envié al mío para que los salvará y me lo regresan crucificado.

- Eso la humanidad lo ha vivido como la herida más profunda y abierta. Y nosotros no solo lo lamentamos sino que también lo sufrimos.

- Tanto fue ese sufrimiento que siendo tú Pedro y ella María Magdalena prefirieron lo mundano, y traicionarlo; el supuesto amor que vivieron ha sido la mejor estrategia que se le pudo ocurrir a Satán. Ahora ciega esta la humanidad bajo esa injustificable, el supuesto amor que se tenían, los desvió de su objetivo.

- ¿Y el objetivo era adorarte a ti por sobre todas las cosas?

- ¡Sí!

¿Y por qué la capacidad de enamorarnos de otra persona?

- No eres tú quien se enamora, son tus necesidades quien lo hace. La constante no es el amor, sino la paz que tienes, cuando sientes amor. Tal vez mi hijo estaría vivo si no fuera por ti y por ella, o el amor que Judas tuvo por el dinero, los romanos por el poder o la humanidad misma por el egoísmo de querer tenerlo todo.

- ¿Y tiene que ser la culpa lo que viva en la humanidad?

- ¡No! La necesidad que pueda tener la humanidad por mí, y por el arrepentimiento, pero siguen inmersos en ustedes mismos, ¡necios!

- Tal vez las vidas que hemos tenido ella y yo, sea el mejor ejemplo de necedad, ¿no crees?

- ¡Calla! Que te hace pensar que no los amé a ustedes dos antes que a mi hijo, si tu vida comenzó siendo Adán y ella Eva.

- ¿El desobedecerte es la espiral de todo esto?

- Les di mi paraíso y ustedes prefirieron comer del conocimiento, pues bien, que sea el conocimiento el que los consuma.

-Y ahora tiene que ser ella la que sufra por mí, y no solo eso, sino que tengo que sentir lástima como ella la tuvo por mí. ¿hasta cuándo?

- Cuando esté mundo vuelva hacer el paraíso que yo hice para ustedes.

- El mundo actual es en sí mismo un paraíso, me lo dice la música que emerge de los dedos, el arte que es sustancial, la literatura sin límites, las ciencias en su infinita gracia, la creación de objetos casi con vida, la mente humana en su delicioso misterio. Eso fue comer del conocimiento y lo volvería hacer, con todo ello no solo la amo a ella, también te amo a ti.

Zitadina@hotmail.com

Twitter @zitadina

 

 

 

 

 

Nota importante: Los textos que aparecen en las diferentes secciones de esta página son responsabilidad absoluta del autor o autora y no reflejan necesariamente el modo de pensar de este portal ni de sus administradores.